La adivinación con las velas observando las lágrimas de cera

por admin en 20/02/2013
Videncia

v4

La adivinación a través de las velas, nos ofrece este método de interpretación: el oráculo de las lágrimas. Este método requiere paciencia y tranquilidad antes de efectuar cualquier tipo de interpretación, ya que las respuestas tardan algo más en producirse, aunque no por ello sus indicaciones y consejos sean menos enriquecedores.

La realización de este oráculo se basa en la paciente observación de la cera de la vela, y, en concreto, de fijarnos muy bien en cómo se va desprendiendo mientras dura el proceso de combustión. Dentro de los círculos relacionados con la magia de velas, este fenómeno, que por cierto está heredado de la antigua lectura de la grasa de las antorchas, se le conoce como “lágrima de una vela”, o incluso en un tono más poético “llanto de la vela” Para los magos de velas, esa acción, que la vela derrame unas gotas de cera durante la combustión, o unas “gotas de su vida”, más allá de la obviedad que supone que la cera se derrita con el fuego, indica la condensación energética de las cargas ambientales que recibe la vela de su entorno, que son

Transformadas en gotas susceptibles de ser interpretadas, tanto es así que, en función de cómo sea la lágrima o gota y de por dónde caiga y cómo lo haga, el mago interpretará de una u otra manera una consulta.

El proceso adivinatorio, consistirá en encender la vela central o de oráculo -recordemos que acompañando a este vela habrá otras dos, una blanca y otra negra-, y observarla tranquilamente durante unos minutos (uno ó dos).

Al tiempo que se está realizando la observación, será necesario que el adivino esté respirando de una forma tranquila pero profunda.

Escribe un Comentario

Artículo anterior:

Siguiente artículo: