El estudio de leer la mano en quiromancia – Parte II

por admin en 26/11/2012
Videncia

5) nudosa o filosófica; caracterizada por el engrosamiento de las articulaciones de los dedos; revela tendencia a la filosofía y a las tareas intelectuales; profundidad del pensamiento por encima de la acción.

6) cónica; es la mano de los artistas, un intermedio entre la mano cuadrada y la elemental, en la que la palma forma, de abajo arriba, una especie de cono: corresponde a las personas intuitivas, imaginativas, amantes de la belleza y la poesía, activas y trabajadoras, con una clara tendencia hacia las artes.

7) mixta; con los dedos desplazados hacia el centro de la mano y forma ligeramente redondeada; es frecuente en actores, artistas y publicitarios, personas de gran sensibilidad y emotividad, que en general no son tan superficiales como parecen.

A esta clasificación se han superpuesto otras, reduciendo su número a cinco o incluso cuatro, o aumentándolo para añadir otras características, hasta el punto de que casi cada autor hace su propia subdivisión, más o menos numerosa: elemental, prensil, táctil y psíquica; ancha, estrecha, cónica, cuadrada y en espátula…, pero siempre, en general, sobre la base citada.

Otro elemento importante en el estudio de la mano es la calidad de la piel: fina y suave, o áspera y callosa. Evidentemente, la primera es reflejo de un trabajo intelectual, mientras que la segunda demuestra una preponderancia del trabajo manual.

Otro es el color: una mano muy blanca indica un carácter egoísta y reservado, dominado por los deseos materiales; si es rosada, señala a una persona activa, expansiva y pasional; si es amarillenta, su propietario es cerebral y muy racional.

El tamaño señala también sus características especiales: grande, minuciosidad; pequeña, concreción; larga, concentración; corta, impulsividad; ancha, dinamismo; estrecha, inercia.

La temperatura: cálida, generosidad y falta de previsión; fría, egoísmo y falta de interés.

El grado de humedad: húmeda, emotividad; seca, dominio de sí mismo, pero a veces falta de reflexión.

Pero éstos, naturalmente, son sólo detalles preliminares, el examen primero, conjunto y somero de la mano. La quirología va mucho más lejos: descompone la mano en sus distintos elementos y los estudia por separado, para luego volver a conjuntarlos y emitir el juicio global.

Escribe un Comentario

Artículo anterior:

Siguiente artículo: