¿De dónde procede la quiromancia?

por admin en 24/08/2012
Sanación,Videncia

Habría que esperar a los siglos XIV-XV para ver el renacer de la quirología. El primer texto impreso de quiromancia que se conserva fue publicado en 1475, aunque se supone que fue escrito algunas décadas antes: el Die Kunst Chiromantie, de Johann Hortlich. A partir de entonces, el interés por esa disciplina fue creciendo paulatinamente, no sólo a nivel esotérico, sino también y sobre todo a nivel científico. Aparecen obras de quiromancia que tratan de sus aspectos filosóficos, medicinales y adivinatorios.

El Renacimiento, con su interés hacia todo lo nuevo y sorprendente, se ocupa profusamente de ella, e incluso la imprenta del Vaticano traduce un antiguo texto griego sobre el tema. Los grandes ocultistas, como Heinrich Cornelius Agrippa y su contemporáneo Paracelso, se ocupan de ella también. En la corte francesa la quiromancia se pone de moda, e incluso Napoleón tiene a su servicio una famosa quiromántica, Marie-Anne le Normand.

En el siglo XIX la quirología adquiere carta de dignidad, al empezar a ser estudiada desde un punto de vista cientifíco. Casimir D’Arpentigny, que fue oficial del ejército de Napoleón, es la figura más sobresaliente de esta época, y es considerado como el creador de la quirognomía; su obra “Les mysteres de la main”, aparecida en 1859 con un enorme éxito de público, sienta las bases de la quirología como ciencia.

La Quiromancia en la actualidad

A partir de entonces, el desarrollo moderno de la quiromancia ha seguido dos caminos distintos y paralelos: por un lado, la quiromancia «mística» y adivinatoria; por el otro, la quirología o quiromancia «científica». De la quirología se derivó, gracias a los trabajos pioneros de Sir Francis Galton, el estudio de las huellas dactilares, hoy de amplísimo uso en todo el mundo. El doctor William Behan sentó las bases de la aplicación de la quirología en medicina. La doctora Charlotte Wolff hizo lo mismo con la psicología.

En la actualidad, la quiromancia es utilizada no sólo para leer la personalidad y el futuro de una persona, sino también como apoyo para diagnósticos médicos, localización de traumas psiquiátricos, etc.

Escribe un Comentario

Artículo anterior:

Siguiente artículo: